miércoles, 12 de octubre de 2011

Salvación de la primavera


Y los ojos prometen

Mientras la boca aguarda.

Favorables, sonríen.

¡ Cómo intima, callada!


Henos aquí. Tan próximo,

¡Qué oscura es nuestra voz!

La carne expresa más.

Somos nuestra expresión.


De una vez paraíso,

Con mi ansidad completo,

La piel reveladora

Se tiende el embeleso.


Todo en un solo ardor

Se iguala. Simultáneos

Apremios me conducen

Por un círculo de rapto.


Pero más, más ternura

Trae la caricia. Lentas,

Las manos se demoran,

Vuelvan, también contemplan.


(Jorge Guillén)

2 comentarios:

  1. Precioso, casi tanto como tu foto, niña.
    Espero que te esté yendo genial
    Un abrazo

    ResponderEliminar